miércoles, 6 de octubre de 2010

Un descronómetro

Puede ser un afán
una adicción
a la planificación
a la cabeza
a las imágenes
a pensar.

A veces
incluso
una obsesión.

otras veces
muchas
es inconsciente.

Y en realidad no sé de qué manera es mejor
o menos contradictorio.
Estar consciente
planear nuestra planificación
o
que simplemente sea.

De todas maneras, no debe ser fácil
nunca.

Nos encanta manipular el tiempo
para que siga su curso natural.
Es la inminencia más artificial que podríamos imaginar.

El problema,
o uno de ellos,
es que lo desperfeccionamos
todo.

Y
¿cómo sería todo
si todo hiciera lo que se le antoja?

Te propongo algo mejor:
dejémoslo todo para el presente.

Pero para ese presente al que no le pasa
el paso del tiempo.
Ese que nunca se convierte una congujación
y que inventa muchas otras cosas.

Sí,
algo así.

Salgámonos de los límites
de todo.


.

1 comentario:

Tardes Verdes dijo...

Y que la locura sea como leer todo tu blog sin poder parar. Te guardo ;)